Los apasionados de la Música Española tenemos en José Luis Temes uno de los soportes más valiosos para la recuperación, difusión y divulgación de nuestro patrimonio musical artístico. ¿cuál ha sido, hasta el momento, el proyecto más ilusionante o interesante desarrollado en este campo por José Luis Temes?

No sabría señalarte un proyecto concreto. Cada uno tiene su historia. Los de música nueva por lo que suponen de aventura, con el compositor aún vivo entre nosotros. De los históricos, el de Tapia Colman fue emocionante en contacto con los hijos del compositor, ya nacido en el exilio. Julio Gómez tuvo el encanto del contacto con sus viejos alumnos –hoy septuagenarios-, que le profesan veneración. Manrique de Lara fue acaso la mayor sorpresa, por la enorme categoría de su música… y así hasta 72 CDs.


    Desde el papel de director, profesor, gestor, conferenciante, investigador... ¿cómo consideras que el público actual recibe la programación que se ofrece hoy entorno a compositores españoles contemporáneos?

No comparto el optimismo de algunos colegas y algunos políticos musicales: creo que hoy la música nueva interesa tan poco como hace unos años, o incluso menos. Hoy somos aun más minoritarios que antes.

    Conociendo la extensa trayectoria del maestro Temes, y su dimensión internacional al frente de tantas orquestas españolas y extranjeras, ¿de qué lugar/lugares conservas un recuerdo especial o una experiencia más grata?

Eres muy generosa con lo de la dimensión internacional, pero la realidad es mucho más limitada. Mi carrera es más modesta y más de corredor de fondo. Treinta años como director freelance generan muchas historias y muchas grandes relaciones personales, imposibles de resumir, que son el mejor recuerdo. Cada proyecto es una aventura humana en contacto con muchos instrumentistas, que dejas de ver al final del mismo, para volverte a encontrar semanas, meses o años después; y eso es una gran alegría humana.   

    Más de un cuarto de siglo dirigiendo grandes orquestas y agrupaciones instrumentales son más que suficientes para valorar la calidad de este músico. Con casi trescientos estrenos a sus espaldas, le preguntamos a Temes, ¿qué se siente al poner en pie obras de nueva creación?

Me atrajo siempre el repertorio nuevo, el aún no contrastado por la historia. Poner en marcha una nueva obra, que acaso luego superviva, o acaso no, es siempre motivo de ilusión. Sí, quizá me siento inmodestamente satisfecho de haber podido dar a luz esas trescientas composiciones nuevas de que antes hablabas. La que haga la número 300 será una obra que mi admirado Tomás Marco está teniendo la amabilidad de componer para la ocasión. Me ilusiona mucho.

    José Luis Temes es uno de los directores españoles que más interés ha mostrado siempre por la discografía, recopilando desde el año 1984 más de cincuenta grabaciones en su imparable actividad como productor musical. Coméntanos qué nuevos proyectos discográficos tienes entre manos.

En febrero se presenta un doble CD con la integral sinfónica de María Tersa Prieto, compositora asturiana que realizó todo su catálogo en la soledad de su exilio mejicano, tras la guerra española. En marzo la integral sinfónica de Manuel Manrique de Lara, un absoluto desconocido que, como antes dije, será un verdadero descubrimiento. Después dos CDs monográficos dedicados a Carlos Cruz de Castro y a José Luis Turina.

    Este polifacético músico también ha dedicado una parte muy importante de su tiempo a la realización de trabajos bibliográficos, como libros, biografías, ensayos, etc. Maestro, ¿con cuál de todas las facetas que cultivas, te sientes más identificado?

Soy director de orquesta. El resto de las ocupaciones son consecuencia de ésta dedicación.

    Esta Revista Intermezzo está dirigida, en gran parte, a las nuevas generaciones de músicos que terminan sus estudios en el Conservatorio. ¿Qué te gustaría transmitirles?

Que la historia de la música no es la historia de una veintena de compositores. Que abran sus miras y sus intereses artísticos.

    Y para concluir con esta agradable charla, y ya que comienza el nuevo año, quisiéramos saber ¿qué le pide José Luis Temes al 2008?

Como supongo que te refieres al campo artístico, pido sin duda que los músicos seamos conscientes de que tenemos una enorme responsabilidad ética y cultural con nuestro tiempo. Que el vivir de nuestro trabajo como profesión es una sana aspiración, pero que el objetivo último es dedicarnos a una forma de ideal humanístico en el que tenemos que jugar un papel inalienable. Los políticos –en términos generales, aunque puede haber excepciones brillantes- han demostrado sobradamente su incapacidad para transformar el mundo; si no lo hacemos las gentes que creemos en la cultura como forma de vida, no lo va a hacer nadie. Que nos demos cuenta de que la única guerra preventiva posible es la educación y la cultura.  Y que obremos en consecuencia. ¿No es poco, verdad?


                             --------------------------------------------------

    José Luis Temes es el antidivo. Una persona grande, cercana, y extraordinariamente simpática.
    Muchísimas gracias, maestro, por el tiempo que nos ha dedicado.



 

REVISTA «INTERMEZZO». Diciembre de 2007.

HOY HABLAMOS CON…

JOSÉ LUIS TEMES

Página web creada por Niko Domínguez

© 2015. José Luis Temes